El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

abril 21, 2010

El rincón oscuro (Shutter Island, Martin Scorsese)

Filed under: The end (Cine) — dannymacgill @ 10:07 am
Tags: , , , , ,

Lunes de feria. Sesión de noche. Una película que lleva un par de meses en cartelera. Resultado: toda la sala para mí.

Me encanta estar absolutamente solo en una sala de cine. Y en películas como ésta, más.

Shutter Island es un viaje amargo y duro a los rincones oscuros del cerebro, donde se esconden (o tal vez no tanto) la locura, la angustia, los terrores más inconfesables y los recuerdos más dolorosos.

Está basada en una novela de Dennis Lehane, el autor de la también desasosegante Mystic River, y cuenta con un reparto de auténtico lujo. Aparte del recurrente Leonardo DiCaprio, que lo hace francamente bien, tenemos a Mark Ruffalo, Ben Kingsley (soberbio!!!), Ted Levine y la presencia inmensa del mítico Max Von Sydow. El escenario, imponente, una isla cercana a Boston convertida en manicomio y prisión para reclusos violentos y extremadamente peligrosos. Un lugar tétrico, azotado por tormentas y donde el mayor peligro puede que no sean los presos.

Con estos mimbres, y Scorsese tras la cámara, uno espera un auténtico peliculón. Sin embargo, no sé muy bien por qué, no me lo pareció. Las interpretaciones resultan convincentes, sí. La dirección, impecable (por supuesto). Pero en mi opinión, el guión pierde la oportunidad de explotar los aspectos más interesantes (las conexiones con los experimentos nazis, por ejemplo), en favor de unos giros argumentales que resultan poco sorprendentes. Y lo que menos me gustó: la música a todas luces (o sonidos) excesiva, intentando crear una tensión falsa cuando las escenas en sí mismas bastan para crear una auténtica.

El estremecedor mundo de la locura y de los trastornos de personalidad ha sido explorado en muchas ocasiones por el cine. Alguien voló sobre el nido del cuco, El rey pescador, Eternal sunshine of the spotless mind, El club de la lucha, Sunset Boulevard, Memento,… por mencionar sólo un puñado de obras maestras. Muy a mi pesar, Shutter Island no llega a esta altura. Pero desde luego, es un película interesante. Amarga, dura, tensa y sobre todo inmensamente triste.

Anuncios

abril 14, 2010

Si no haces nada, no eres nada (An education, Lone Scherfig)

Filed under: The end (Cine) — dannymacgill @ 10:02 am
Tags: , , , , , , ,

Interesante película la que nos trae Lone Scherfig, basada en las memorias de la periodista británica Lynn Barber. El despertar sentimental de una chica de los suburbios bien londinenses a comienzos de los 60, casi una metáfora del despertar del país en la década más fructífera y creativa de su historia reciente. Sus ansias por vivir, por hacer cosas diferentes a lo que “se espera de ella” encierran en sí mismas la actitud de toda una generación.

La película cuenta con un gran activo: la joven Carey Mulligan en el papel protagonista. No sólo es creíble, es natural, espontánea y fresca. Es simplemente perfecta para el papel.

A su lado, buenas interpretaciones de Alfred Molina (quizás un poco caricaturizado para mi gusto) y Cara Seymour como los padres de Jenny, así como Olivia Williams (por segunda semana consecutiva me quito el sombrero que no llevo ante ella) como la profesora que ejerce, sin mucho éxito de voz de la conciencia.

La historia tiene poco de novedosa en sí, por más que haya quien considere el tema escandaloso. Jenny es una chica adolescente, brillante e independiente (al menos de pensamiento), con las miras puestas en Oxford hasta que se cruza en su vida un hombre maduro, sofisticado y vividor que le enseña un mundo que ella desconocía pero que la atrapa. Esta mezcla de Pigmalión y Mefistófeles se supone que presenta el contrapunto a la inocencia e inmadurez de Jenny. La realidad es que Peter Sarsgaard, al menos para mí, no da la talla de su compañera de reparto en ningún momento, y eso hace que lo que decería ser un duelo interpretativo quede cojo desde un principio.

Otro (pequeño) inconveniente, en mi opinión, es que le sobran un par de minutos. Yo hubiese terminado en el reencuentro entre Jenny y su profesora. Porque creo que es en esa escena donde ambas actrices (soberbias) dicen lo que hay que decir, cuando hay que decirlo.

En cualquier caso, creo que merece la pena ver esta película. Tiene buenos momentos (algunos bastante divertidos, la verdad) y buenas interpretaciones. Y una banda sonora realmente interesante, sobre todo para aquellos que no conozcan la vida antes de The Beatles.

abril 7, 2010

Hitchcock, pero menos (The ghost writer, Roman Polanski)

Me encanta Polanski. Tiene el don, y el oficio, de saber contar una historia. Da igual si es drama o si es una de suspense, es capaz de meterte en la piel del personaje y hacerte sentir por él. Películas donde ya es habitual que explore al tipo corriente enfrentado de alguna forma, al mal o la perversión en alguna de sus maneras. Ya sea el atribulado profesor de Frenético, el superviviente nato de El pianista, la joven inocente de La semilla del diablo o el pusilánime reprimido de Lunas de hiel.

En The ghost writer es Ewan McGregor quien encarna a este hombre normal, un escritor por encargo que se ve envuelto en una trama de corrupción política, un complicado laberinto de espejos donde sólo puede guiarse por su intuición y un extraño sentido de la moral. Es, efectivamente, la historia tantas veces filmada por el gran maestro Alfred Hitchcock (Los 39 escalones, Con la muerte en los talones y tantas otras). Y, como buen alumno aventajado, Polanski firma 100 minutos de buen cine. Un guión interesante, aunque no sobresaliente y unas actuaciones medidas al milímetro por un excepcional director de actores.

McGregor está perfecto en su papel, pero cada secundario no desmerece ni una toma. Desde un impresionante Pierce Brosnan (qué gran actor me parece este hombre), hasta una increíblemente atractiva Olivia Williams (atractiva como sólo puede serlo una mujer tan inteligente). Y si para papeles breves puedes contar con gente como Tom Wilkinson,  James Belushi o el inolvidable Eli Wallach, apaga y vámonos.

Lo peor de la cinta, para mi gusto, el final. Un tanto apresurado, un tanto chapucero. Pero, lo que son las cosas, en un thriller donde se supone que lo importante es la trama, la tensión y esas cosas, un final así de decepcionante (para mí, ojo) no es capaz de estropearme la película. Pero eso, hoy por hoy, sólo lo consigue Polanski. El maestro.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.