El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

julio 4, 2010

Cuaderno de notas (III)

VII

Cuernavaca ya no es lo que era, me cuenta L., que se fue de la ciudad por miedo a la violencia. Antes era zona segura, porque aquí vivían muchos de los narcos más importantes. Aquí es donde van sus hijos a la escuela, aquí es donde salen por las noches. Por eso no querían problemas aquí. Ahora tenemos la cruzada contra el narco. Que en el fondo no es tal. El gobernador está casado con una hija del mayor traficante del estado. Y usa la policía, y el ejército, contra los cárteles rivales. Pasamos junto a una valla larguísima. Ésa es su casa. Le digo que debe tener una seguridad enorme, a juzgar por las torres de vigilancia, el alambre de espinos y la puerta electrificada. Sí, tiene un pequeño ejército. Y por las noches dos leones montan guardia. Qué son leones? Escuadrones de sicarios? No, no… leones de África. De los de Tarzán. A medio camino entre el exhibicionismo y la locura. Como casi todo aquí, parece.

VIII

La gente siempre sonríe. Buen día, señor. El guardia de seguridad del banco. El chico que mira ocioso la obra. El chico y la chica de la taquería ambulante. Por 25 pesos, el desayuno de los campeones. Pero la violencia está latente en muchos lugares. Tardo 15 minutos en caminar desde el hotel hasta la casa de F. Por el camino, el bar donde Fuensanta solía ir a bailar, incendiado por no pagar a quien debía, y con escueto “Cerrado por reformas” en el cristal. Junto a la taquería de los dos chicos amables, cintas de la policía. Qué fue esto? Hace como 10 días, dejaron aquí a dos ejecutados. El horror debe notarse en mi gesto, porque el chico intenta quitarle importancia con una sonrisa y un gesto cómplice. Fue bien el negocio esa mañana. Me pregunta si quiero un taco para desayunar. No, gracias. A usted. Buen día, señor.

IX

Los autobuses de Cuernavaca son muy peculiares. Para empezar, el conductor es el dueño. Así que, entre otras cosas, pone la música que le da la gana (o la que le pide la gente, si está de buenas). Para seguir, el concepto parada es bastante difuso. Levantas la mano si lo ves venir, y el bus para (o casi) para que subas. Así de simple. Y para terminar, cómo se coordina un sistema tan aparentemente caótico? Pues en las escasa paradas reales que hay, puedes encontrar siempre a un tipo que, por un par de pesos, le dice al conductor cuánto hace que pasó el último bus, de forma que éste sabe si debe aligerar o, tal vez, a lo mejor incluso pararse un ratito. Suena algo informal, lo sé. Pero en un estudio operativo de optimización de recursos resulta que el caótico e informal sistema de Cuernavaca es mucho más fiable, ajustado y preciso que el de las demás ciudades (grandes, pequeñas, occidentales, orientales) estudiadas, y el que garantiza un menor tiempo medio de espera. Y encima hoy el conductor ha puesto a los Rolling…

Anuncios

2 comentarios »

  1. Buena descripción. Flipo con el sistema de transporte… aunque tuviste suerte con la música 😉

    Comentario por karmenjt — julio 6, 2010 @ 12:13 am | Responder

  2. El sistema de transporte es para flipar, aunque inmerso en esa realidad cotidiana tiene perfecto sentido. Quizá lo más anacrónico eran los Rolling, fíjate… 🙂

    Comentario por dannymacgill — julio 7, 2010 @ 9:29 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: