El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

abril 10, 2010

Chopin (V): Exilio (Estudios op. 10/12 y op. 10/3, M. Pollini)

A la edad de veinte años, Chopin ya era una celebridad en los círculos musicales de Varsovia y Cracovia, y era obvio que Polonia se le quedaba pequeña artísticamente. Así que se embarcó (tras no pocos problemas, porque era bastante reacio a dejar atrás a su familia y amigos) en una gira que debía llevarlo por los grandes polos creativos del momento: Viena, Roma, París,…

Pocos días después de partir, mientras tocaba en Viena, su primera parada, estalló el Levantamiento de Noviembre, rebelión popular polaca contra el dominio opresor ejercido por el Imperio Ruso. Chopin se convirtió en un exiliado de facto y nunca pudo volver a Polonia, ya que sus conocidos planteamientos nacionalistas y su delicado estado de salud habrían supuesto primero su encarcelamiento y más que probablemente una muerte rápida en prisión.

De aquella época datan los asombrosos Estudios op. 10. Algún otro día os hablaré de cómo los Estudios de Chopin cambiaron para siempre la forma de entender el género, pero hoy me quedaré con el lado evocador de dos de estas piezas.

La primera es conocida con el sobrenombre de “Revolucionario” y fue escrita poco después de conocer las noticias del levantamiento. No hace falta ser muy imaginativo para esuchar, debajo de esta obra (aparentemente dedicada al estudio de los arpegios de la mano izquierda) la épica y el ansia de libertad que alentaban la lucha del oprimido pueblo polaco. Al piano, el gran Maurizio Pollini.

El segundo es un estudio dedicado a los intervalos de sexta. O ésa era la idea. En realidad, se trata de una de las melodías más hermosas, delicadas y sensibles que he escuchado en mi vida. Se desconoce la inspiración que usó Chopin para esta obra, pero es conocida la anécdota de que un día, tocando este estudio para explicárselo a un alumno, rompió a llorar mientras murmuraba “Ma patrie, ma patrie”.

Este estudio, aquí también interpretado por Pollini, se ha popularizada bajo el absurdo nombre de Tristeza. Como si una palabra pudiese abarcar la extraordinaria belleza encerrada en estas notas por un genio inmortal.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: