El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

marzo 13, 2010

Chopin (II): Maria (Estudio op. 25/2, C. Arrau; Vals op. 69/1, A. Rubinstein)

Maria Wodzinska fue el primer gran amor de Chopin y, como todos los que tuvo, no terminó bien.

Maria era hija de la nobleza polaca y el joven Chopin y ella se conocían desde niños, pero fue en un encuentro en Dresden, donde ella residía, al comienzo del periplo europeo de Chopin (del que ya os contaré) cuando se enamoraron. Se prometieron y contaron con la aprobación de los padres de ella, pero el compromiso se pospuso, por la edad de Maria (tenía entonces dieciséis años) y por la delicada salud de Chopin, ya enfermo de tuberculosis.

Este estudio (sí, se supone que esto es un ejercicio, una obra para adquirir agilidad técnica…) fue calificado por Chopin como “un retrato del alma de Maria”. Qué increíble debe ser poder amar a alguien y tener el don de describirla con tanta belleza.

Finalmente, el compromiso se suspendió indefinidamente, a raíz de la compleja situación de Chopin, tanto financiera como en su calidad de expatriado. Chopin dejó Dresden y nunca volvió a ver a Maria. Poco antes de su partida, compuso para ella el Vals en La Bemol, conocido habitualmente como Vals del Adiós. El manuscrito original que le entregó, dedicado con un sencillo Pour Mlle Marie, se conserva en la Biblioteca Nacional de Polonia. Chopin, que vivía prácticamente de la música que editaba y de las clases, nunca publicó este vals y hoy en día forma parte de su catálogo de obras póstumas.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.