El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

mayo 12, 2009

Far, far away (VI): The Go-Betweens

A veces se queda uno sin calificativos, y a mí me pasa con The Go-Betweens. Este grupo australiano, formado a finales de los 70, llenó los 80 con discos sensacionales. Pop del bueno, letras interesantes, producción cuidada e, inexplicablemente, escaso éxito. Encabezados por Robert Forster y Grant MacLennan, cantantes, guitarristas y compositores, nunca dejaron de estar vinculados a su Australia natal. Como cuentan en esta emocionante Cattle & Cane, de su disco Before Hollywood, todo un canto nostálgico a la infancia en las grandes planicies “down under”.

Probablemente frustrados por no conseguir despegar comercialmente, The Go-Betweens se separó de buen rollo en 1990. Posteriormente, en el 2000 Forster y MacLennan decidieron refundar The Go-Betweens después de 10 años separados en proyectos individuales de poca repercusión fuera de  Australia. Grabaron tres discos interesantes, hasta el 6 de mayo de 2006, cuando un repentino ataque al corazón se llevó a MacLennan. Tenía sólo 48 años.

Aunque Forster ya ha anunciado que The Go-Betweens se fue con MacLennan, a los que crecimos con su música nos quedan algunos de sus temas inolvidables. Yo recuerdo con especial cariño este Streets Of Your Town, del 16 Lovers Lane (aún recuerdo la carpetilla de la cassette…). Así que aquí os dejo… a mi intermediarios favoritos.

Anuncios

9 comentarios »

  1. Gran grupo es cierto. Ya no me acordaba de ellos. Nunca tuve un disco suyo, pero los recuerdo. Y bien.
    Un beso DJ

    Comentario por karmenjt — mayo 12, 2009 @ 10:18 pm | Responder

  2. Mira, ESO de que no tengas discos suyos se puede arreglar… Conozco yo un tipo que conoce a un tipo… 🙂

    Comentario por dannymacgill — mayo 14, 2009 @ 10:34 pm | Responder

  3. Lo más difícil de participar en esto: en tu blog, es tener que identificarme. Parece sencillo sí, pero no lo es. Es quizá el mayor reto intelectual al que uno se enfrenta pues se trata, nada más y nada menos, que de inventarme a mí mismo, de re-crearme como personaje. Da igual escribir “escrivir” con “b”, con “v” o con “h” intercalada, a fin de cuentas un desliz sobre el teclado se le puede suponer a cualquiera. “No, hombre no, cómo va a haber escrito mi viejo amigo Q “goder” con “g” en vez de con “j”, con lo Juanramoniano que él ha sido toda su vida” es un pensamiento fácil, piadoso, que todos, alguna vez, tenemos hacia nuestros seres queridos. Pero reinventarme, competir con Danny MacGill, resulta que me marcará a futuro en todos y cada uno de mis comentarios a tus exposiciones. Y no es que a ciertas alturas de la vida (qué vértigo) no tenga uno ya creado un universo paralelo de personajes a los que recurrir cuando juega con sus sobrinos, duerme a su hijo o trata de embaucar a alguna que ya te tiene a ti embaucado. Sí, cómo no, si ya he sido pirata, productor de aceite de oliva, hacker, domador de pulgas (Mimí, Shasha y Lulú), maitre francés, cosmonauta… qué sé yo. Un poco de todo. Pero para esta ocasión necesito un personaje más sólido, más consistente, como… como salido de una novela de Kundera…

    ¿Kundera? Sí, Kundera. Kundera puede ser. Me puede proporcionar un personaje de biografía de posguerra de la Segunda Guerra Mundial, con origen en la sufrida Europa del Este, capaz de valorar lo que de barroco y decadente, bajo su aparente fachada de posmodernismo capitalista, produce y exporta el mundo occidental hacia el resto del planeta como sí el resto del planeta, a su vez, no existiera. Kundera me puede proporcionar cierta autenticidad de pensamiento, el curtido de la piel y el alma, el gusto por la vida y por sus pequeños placeres que entiendo voy a necesitar para poder sobrevivir ante el teclado del ordenador. Probablemente será un personaje egocéntrico aunque sencillo, y resultará existencialmente escéptico aunque sin mordacidad ni cinismo. Sin ánimo de competir pero con afán de participar, de dibujar su propio surco en el suelo con el arado.

    En fin, Kundera me convertirá en Klaus Planck. Y a Klaus Planck le sobreviene ya el vértigo de la hoja en blanco, de la materialización formal del pensamiento…

    Comentario por Klaus Planck — mayo 19, 2009 @ 12:48 pm | Responder

  4. Existe un hobby, una religión, muy extendida en cuanto a adeptos estos últimos años por la red. Algunos (y yo sé que tú entre ellos) ya la practicábamos desde mucho tiempo atrás, y aunque con recursos insuficientes, nuestra Fe era ciega.

    Esa Fe ciega, nuestra Fe, nos hizo siempre movernos y peregrinar sin cesar. Primero fueron las “tiendas de discos” (aunque realmente comprásemos cintas) de nuestros barrios o del centro. Después descubrimos el Corte Inglés y Sevilla Rock. Más terde llegaron el Círculo de Lectores, la Fnac y las grandes superficies comerciales con sus enormes banastas de Cds a 6 Euros para las llamadas “Series Medias”. ¡Benditas “Series Medias”! Con todo este deambular nos fuimos sacando, bregando en la calle, el título de “Arqueólogo Musical”. Y año tras año íbamos echando sobre nuestras espaldas un nuevo universo que se alimentaba de los hits del momento, los recuerdos del pasado que vivimos y los descubrimientos del pasado que no vivimos. Alguno de nosotros teníamos ya alquilado un segundo piso para contener la ingente cantidad de LPs de vinilo, cintas de cassette y CDs que compramos, pedimos prestados, robamos o heredamos de algún antepasado.

    Y mira tú, llegó la Era Digital. Los tocadiscos, radiocassettes y aparatos de música se extinguieron ante el empuje de las nuevas especies: el Pc, el iPod, el disco duro multimedia y los altavoces Genius.

    Paso a paso, despacito, fuimos compactando y vaciando armarios, generado emepetreses y dejando de alquilar los pisos-zulo de almacenaje… Tras ello nos conectamos a la red mediante tarifa plana, elevamos nuestra capacidad de transmisión y nos hicimos adictos al Napster y el eMule. Yo creo que fue en ese momento cuando entre todos, al dejar vacíos nuestros antiguos pisos-almacén jodimos el mercado inmobiliario y generamos la crisis financiera internacional.

    Pero ¡bendita globalización! pudimos escuchar toda la música del mundo, pudimos conocer a nuestros artistas favoritos, pues al carecer de discográficas, antes no llegaban hasta nosotros. Y ahí la godimos. Sí, dijo bien, la jodimos. A partir de ese momento nuestro mundo se convirtió en una puta Torre de Babel en la que ya no encontrabas a nadie con quien hablar de tu último hallazgo, de tu último descubrimiento. Y sobre todo, resultaba imposible siquiera explicarte a ti mismo la errática razón de llevar una recolección desordenada de tu vida, de tus recuerdos. ¿En qué clase de “Arqueólogo Musical” nos habíamos convertido? El máster de “Arqueólogo Digital” había resultado básicamente una pérdida de cualquier atisbo metodológico y el dejar al azar los seguros hallazgos que el destino interponía en tu devenir.

    Así que ante semejante panorama devastado, hoy resulta gratificante tu blog. Una idea, un tema, un hilo de Ariadna que me guía y conduce por rutas jerarquizadas que contienen conjuntos de novedosas piezas que rescatar del olvido para sumar a esta nueva iBibliotecaDeAlejandría en que poco a poco se va convirtiendo mi disco duro.

    En fin, Australia ha resultado muy gratificante aunque creo que merece la pena que le dediques un capítulo más. Hay a mi juicio una banda que, aunque exitosa, merece la pena ser musicalmente comparada incluso con los más grandes: con los de Líverpul.

    Y aunque de apariencia lamentablemente pija, creo que los Crowed House han cantado algunas de las mejores composicones y producciones del Pop y el Rock mundial de los 9o. ¡Dales una oportunidad!.

    K. Planck

    Comentario por Klaus Planck — mayo 19, 2009 @ 1:42 pm | Responder

  5. Y en memoria del inmortal Antonio Vega, un apunte de mi desordenada iHabitación: recomiendo un disco llamado “21st century girl” de un grupito llamado “Brazzaville”.

    Comentario por Klaus Planck — mayo 19, 2009 @ 1:47 pm | Responder

  6. Por cierto, ¿por qué puñetas tu blog me ha asignado un icono tan feo?

    Comentario por Klaus Planck — mayo 19, 2009 @ 1:47 pm | Responder

  7. Vaya irrupción, mi querido Klaus!!! Suponjo que a estas alturas habrá quedado claro que el síndrome de la hoga en blanco sólo te afecta en tu fértil imajinación… En fin, como sabes que yo por deformación mental (agravada por la profesional) soy conciso, comento alguna de tus aportaciones…

    1) La muy noble y un tanto anticuada profesión de Arqueólogo Musical merece un post por sí sola. Quiero decir uno aparte del que has tenido a bien dedicarle, camuflado como comentario. Así que hablamos de ella otro día, con calma, creo que la conversación puede dar mucho de sí. No arreglaremos la crisis… o tal vez sí.

    2) Crowded House, eh? ENVIDO MÁS!!! Has visto el post de hoy (como 5 minutos después de tu sugerencia…)??? En fin, como mis hilos de Ariadna tienen una duración mensual (o bimensual), era de esperar un capítulo más para hoy… y otro para el martes que viene. Eso sí, si tienes sugerencias para temas en junio…

    3) Lo del “inmortal” Antonio Vega… es cachondeo??? 🙂

    4) Los iconos los asigna wordpress, él solito. Si quieres un icono guay me lo dices y te digo cómo lograrlo. Eso sí… hay que hacer cosas con el ordenador y tal, de ésas que te dan una mijita de pereza… 😉

    Comentario por dannymacgill — mayo 19, 2009 @ 3:41 pm | Responder

  8. Joder! menudo comentario! supongo que os conoceis, pero ha sido muy ameno. 🙂

    Comentario por karmenjt — mayo 19, 2009 @ 11:02 pm | Responder

  9. Sí, bueno… de algo nos conocemos… 😉

    Comentario por dannymacgill — junio 3, 2009 @ 4:45 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: