El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

abril 28, 2009

Far, far away (IV): Nick Cave and the Bad Seeds

Sensacionales, cosmopolitas, diferentes, inquietos y en perpetua búsqueda de un sonido nuevo. Cualquier cosa, menos quedarse quietos. Este grupo, probablemente uno de los auténticos alternativos, ahora que el término se ha puesto “de moda” se formó en Australia, a principios de los 80. Desde entonces, Nick Cave y Mick Harvey han pasado por Londres, Berlín, Rio de Janeiro,… siempre reclutando nuevos músicos y buscando experiencias que contar. Según el propio Cave, veinte músicos han estado ligados, en algún momento, a este proyecto (échale hilo a la cometa!!!)

Nunca han tenido un número uno (bueno, salvo aquella que cantaban con Kylie Minogue… bufff…), nunca han estado en las listas de los más vendidos, pero siempre, siempre han tenido algo que contar. Por ejemplo, esta sensacional Henry Lee, del Murder Ballads (199… y algo), con la inquietante (por lo menos para mí…) PJ Harvey.

En fin, Mick Harvey y Nick Cave han decidido recientemente separar sus caminos profesionales, después de 25 años juntos. Pero Las Malas Semillas siguen dando guerra. Os dejo con este sensacional The Ship Song, de su primera época, en una versión algo más reciente, en directo.

abril 21, 2009

Far, far away (III): AC/DC

Antes de INXS, antes de Men At work, más o menos cuando Olivia Newton-John era lo único exportable de Australia en términos musicales, llegaron AC/DC, uno de los ejemplos más interesantes de longevidad digna del rock (…no me hagáis hablar de Aerosmith, vale?).

Su trabajo les costó darse a conocer fuera de la isla, pero la formación liderada por los hermanos Young y el gran Bon Scott (otro escocés reciclado a australiano… vivir para ver…) finalmente, tras cinco años de duro trabajo vieron recompensados sus esfuerzos con el reconocimiento internacional. Gracias, entre otros, a este temazo: Highway To Hell, la quintaesencia del sonido AC/DC. Aquí tenéis un ejemplo de cómo sonaban en directo, por aquel entonces…

Lamentablemente, Bon Scott bebió más de la cuenta una noche en Londres y pasó a engrosar la lista de ídolos del rock caídos en acto de servicio. Por suerte para todos los amantes del buen rock’n’roll, AC/DC encontró a otro vocalista, el inglés Brian Johnson, que se confirmó en poco tiempo como un más que digno sucesor del carismático Scott. Además, añadió su sempiterna gorrita y su gesto de esfuerzo al uniforme de colegial de Angus Young para conformar la señas de identidad del AC/DC que nos ha llegado hasta hoy. Y ahí siguen, como algunos suertudos habéis tenido la ocasión de comprobar, dando caña. Os dejo, como muestra, un botón de 2008, este Rock’N’Roll Train. Como dijo uno que yo me sé, los viejos rockeros…

abril 17, 2009

Relato: Los colores, la primavera y tú

Filed under: Paperback writer (Relatos) — dannymacgill @ 12:01 pm
Tags: , , , , ,

A veces me preguntas si no echo de menos los colores. Y la verdad es que no. Ya son solamente un recuerdo difuso de la infancia. Me gustaría percibirlos, claro. Debe ser bonito, o al menos interesante. Pero no los echo de menos, como la gente normal no echa de menos la gravedad cero. Algo así, supongo.

Puedo experimentar muchas cosas, cosas para las cuales la mayoría están cegados, cegados por las imágenes. Puedo notar la primavera en el perfume del aire, en la temperatura de las hojas de las plantas del balcón, en la melodía de la lluvia, que es completamente distinta a la del invierno, o a la del otoño. En que la habitación está más caliente cuando despierto, y en que los tomates saben de otra forma.

Puedo saber el estado de ánimo de la gente, sobre todo de la gente que conozco bien, como tú. Por sus pequeñas modulaciones de voz, por el sudor en las palmas de sus manos, por el eco de sus pasos o por lo rápido que se beben el agua.

Pero hay algo… hay algo que se me escapa, vida mía. Cuando tú y yo somos uno, cuando estoy dentro de ti y puedo notar tu respiración agitada, tu piel temblorosa y tu abrazo, que se cierra en torno a mí como un cepo. Cuando te entregas por completo… entonces sólo puedo adivinar en ti una belleza especial, pura, perfecta. Y no me bastan tu roce, tus suspiros ni tu lengua. Y lo cierto es que probablemente tampoco me bastaría con tu imagen.

Pero yo daría cualquier cosa, cualquier cosa, por poder abrir los ojos en ese preciso instante. Y mirarte.


Hace cosa de dos meses que dejé de escribir en el Club de los Jueves, el grupo del que ya os hablé. Falta de ideas, tiempo y energía. Pero esta semana he salido de mi retiro para volver a unirme a mis antiguos amigos del Club. La ocasión bien lo merecía, porque Carmen Guardón, a sugerecia de Glhoria, ha propuesto que escribamos sobre las enfermedades de la vista, especialmente las degenerativas, con el tema “VIVIR DESENFOCADOS”. Y el tema (o quizás mi condición de miope…) ha obrado el milagro de inspirarme este breve relato.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.