El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

noviembre 22, 2008

Relato: Conversación antes del almuerzo

– Qué, qué tal? Nervioso?
– Pues no mucho, la verdad. Nosotros, los cristianos, no tememos a la muerte…
– Mmm, creo que he oído hablar de vosotros… No teméis a la muerte? Y eso?
– Veamos si te lo puedo explicar… tú a qué dios adoras?
– Eh… bueno, a varios…
– NO sabes a quién adoras????
– Bueno, sobre todo a Mitra, como todos los veteranos de la XIII… Sí, a Mitra. Pero poca cosa… ni siquiera soy un miles…
– Y cómo lo veneras?
– Pues primero sacrificamos un toro y…
– Ves? Eso es de bárbaros!
– No, qué va… Es como una fiesta. Verás, nos bebemos su sangre y nos lo comemos…
– Ya, claro y pensáis que su fuerza pasa a vosotros, no?
– Pues no, hombre. No somos estúpidos. Es sólo un símbolo de hermandad… vosotros no hacéis nada de eso?
– Pueeeeeeeeees sí, la verdad, comemos pan y bebemos vino.
– Vaya… parece un poco vulgar…
– Pero es que para nosotros el pan es el cuerpo de nuestro dios y el vino su sangre!
– Un momento… os coméis a vuestro dios? Y nos llamas bárbaros?? Y qué clase de dios es un pan? Por favor…
– No, no… no es un pan… el animal que simboliza nuestro dios es un cordero.
– Un cor… un… un CORDERO?? Jajajajajajajaja… oye, será broma, no?
– Pues no, por supuesto que no!!! Es un cordero porque nuestro dios es amor y mansedumbre.
– Amor y man…? Ahem… Vale, vale, perdona… y el rito iniciático que tenéis es comer pan?
– Pues no, hombre… nosotros nos bautizamos.
– Os qué?
– Nos bautizamos. Nos metemos en el río y un sacerdote nos perdona nuestros pecados.
– O sea… que os laváis?
– Bueno, es algo más que eso… Es para limpiar nuestras culpas.
– Y si no tienes culpas?
– Todos tenemos culpas. Todos somos culpables de la sangre de Cristo nuestro señor.
– Pero si eso pasó hace… al menos cuarenta años… no fueron los judíos los que lo llevaron a crucificar? Si es que esa gente no es normal, mi primo Vorenus que cumplió servicio allí dice que… bueno, perdona… que fueron los judíos, no?
– Pero la culpa es de todos los hombres!!!! Todos somos culpables desde el momento de nacer.
– Eh, eh… a mí no me metas… Eso qué sentido tiene? Vuestro dios es manso y le echa la culpa de su muerte a todo el mundo desde que nace? Yo lo encuentro más bien rencoroso, qué quieres que te diga…
– Pero con el bautismo todo eso se perdona. Ves qué grande es su misericordia?
– Estooooo, sí, volviendo a lo de la limpieza… yo supongo que entonces ya estoy perdonado, porque hace como año y medio me lavé bien, así, del todo. Desde luego fue por una buena causa, iba a ir a un lupanar muy caro del Aventino, ya sabes, un sitio elegante… y no dejan entrar a cualquiera y… a qué viene esa cara?
– Nuestro dios no aprueba que se yazga con prostitutas.
– Anda ya.
– Así es.
– Pero, pero… EN SERIO??? O sea, coméis pan, os laváis, no vais con putas… Oye, así no me vas a convencer… A ver, cuéntame eso de que no teméis a la muerte… eso me interesa mucho.
– Mira, nunca has pensado qué pasará cuando mueras? Qué dice Mitra a eso?
– Pues… nada. Hombre, depende… hay sacerdotes que dicen que hay otra vida… pero son sobre todo griegos… y los griegos son gente rara, te lo digo yo, que pasé cinco años acuartelado en Tesalónica… Pero, francamente, es que no me importa. Mis descendientes me venerarán si llevo una vida honorable. Eso me basta. Qué dice vuestro dios?
– Nuestro dios venció a la muerte!!!
– Espera… vuestro dios venció a la muerte? Pero no lo crucificaron en Judea? O sea, el dios judío mató al vuestro en cierto modo, no?
– No, bueno… en realidad son el mismo dios.
– … Me he perdido. El mismo dios?
– Bueno, padre e hijo.
– Ah, vale!!! Eso lo puedo entender, como Cronos y Júpiter, no? Son padre e hijo, pero…
– NO!!! No tiene nada que ver!!! Tu religión es absurda e idólatra!!!!
– Pues… qué quieres que te diga… yo no lo veo tan diferente… en cualquier caso, si vuestro dios está muerto…
– NO lo está!!!! Ése es el milagro. Resucitó al tercer día y ascendió al cielo donde iremos todos los cristianos al morir, a un paraíso donde el tiempo y la felicidad son eternos.
– ESO ME GUSTA!!! Y cómo es ese paraíso???? Dime, dime…
– Pues… pues se supone que allí gozaremos…
– Vaaaaaaaale… menos mal… Entonces las mujeres las dejáis para esa vida eterna, no?
– … gozaremos de la presencia de dios y cantaremos sus alabanzas.
– Cómo?
– Gozaremos de la presencia de dios y cantaremos sus alabanzas.
– Pero… no hay vino ni comida? NO HAY MUJERES????? Mujeres, ya sabes, para fornicar…
– No. Ya te he dicho que mi dios desaprueba…
– Ya, ya… que desaprueba, sí… mira, la verdad…

Un nubio de casi dos metros les hace señales.

– Es la hora.
– Bueno… te he convencido?
– No sé… voy a esperar un par de horas y ya si eso…

Dos horas más tarde, el nubio y el adorador de Mitra recogen los restos de los cristianos que han dejado los leones.

– Mira, esto parece de tu amigo, ése que hablaba tanto…
– Sí. Pobre hombre… Al final creo que su religión es demasiado rara para mí…
– Tan rara es?
– Voy a tratar de explicártelo, pero te advierto que es un poco difícil… A ver, para empezar… cuánto hace que no te lavas?

Este relato pertenece a “El Club de los Jueves” (28/08/08). Tema propuesto: Paraísos.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: