El extraño y alucinado universo de Danny MacGill

noviembre 5, 2008

Pasajeros al treeeeeeeeeeen… (TransSiberian, Brad Anderson)

Los trenes siempre han sido un elemento cinematográfico a tener en cuenta para el suspense. La idea de ese microuniverso, aislado del mundo exterior salvo en contadas ocasiones, móvil pero hermético es todo un filón. “Desde Rusia con amor”, “Misión imposible”, “Extraños en un tren”, “Asesinato en el Orient Express”,… la lista es interminable y ahora se suma una nueva e interesante propuesta “Trans-Siberian”.

transsiberianEsta película es ciertamente singular. En primer lugar es una coproducción netamente europea a cuatro: Reino Unido, Alemania, Lituania y España (a través de la productora de Telecinco). La dirección está a cargo de Brad Anderson, a quien debemos la escalofriante metamorfosis de Christian Bale en “El Maquinista”. Y los actores principales son un quinteto ciertamente heterogéneo: Woody Harrelson, Emily Mortimer, Eduardo Noriega, Kate Mara y Sir Ben Kingsley. Así, con el Sir delante…

La historia arranca despacio, como el vetusto tren que le da nombre, y durante el primer tercio de la película parece que no va a coger ritmo. Dos parejas se encuentran en el Trans-Siberiano, dispuestos a recorrer los desolados parajes helados de Siberia durante cinco días: un matrimonio norteamericano (Harrelson y Mortimer), devotos e ingenuos (mucho más él que ella, en cualquier caso) y una pareja de mochileros (Noriega y Mara). Las relaciones poco a poco se van complicando y los acontecimientos, en apariencia inocuos, van desarrollándose cada vez más deprisa.

A mitad de película, con la trama bien enmarañada, aparece un inspector ruso de narcóticos (Kingsley) que lejos de aclarar las cosas, contribuirá a complicarlas. Y es que en esta historia casi nadie es lo que parece, ni dice todo lo que sabe o siente. Así que el espectador tiene que ir adivinando en los gestos y las miradas, donde sobre todo Kingsley y Mortimer brillan con luz propia.

Se agradece esta exigencia un poco de complicidad por parte del público. Y se nota la ausencia de un gran estudio norteamericano, que seguramente habría desvirtuado la historia haciéndola mucho más superficial y moralista. Completad esto con unos espectaculares exteriores (lituanos) y tendréis dos horas de buen cine.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: